Inicio Guia de Viaje NauticoDestinos de navegación Boat trip to Corsica

Boat trip to Corsica

por Aurélie Renier

Preparar su travesía

¿Desea realizar una travesía en barco hasta Córcega sin tomar el ferry? Pues sepa que es posible vivir esta experiencia pero que requiere un mínimo de preparación.

Para realizar una travesía desde el continente hasta la Isla de Belleza hay que calcular alrededor de veinte horas tanto a vela como a motor. Por ejemplo, para realizar un trayecto desde Port-Cros hasta Calvi las 107 millas recorridas a una media de 5 nudos requerirán veintiuna horas treinta.

Aunque para los navegantes experimentados la travesía puede resultar relativamente corta, su embarcación deberá estar en perfectas condiciones. Empezar por realizar un crucero por la costa puede ser una buena manera de familiarizarse con el mar para una tripulación poco habituada a navegar.

Si se trata de su primera travesía, opte por salir de día para navegar con más tranquilidad. Zarpar de noche puede resultar excitante, pero podría resultar agotador en el transcurso del viaje. Así que más vale hacer lo contrario y dejar la noche para el final de la travesía. No obstante, tenga cuidado con las redes de deriva que, aunque hace años que están prohibidas, a menudo se siguen utilizando y están mal iluminadas por la noche. Los ferries y cargueros, por el contrario, desprenden mucha luz y a veces resulta difícil distinguir sus faros. Infórmese previamente acerca de sus rutas para evitar cualquier malentendido.

No olvide que si no dispone de competencias suficientes para navegar, puede recurrir a un skipper. También puede plantearse una travesía en grupo, ya que la navegación en flotilla permite mantener la independencia y la intimidad a bordo al tiempo que se disfruta de la compañía y del agradable ambiente de un trayecto entre varias embarcaciones.

Para zarpar, los puertos más populares entre los navegantes son los de Antibes (la estación de tren se encuentra a tan solo unos minutos a pie del puerto), Hyères (para reducir al máximo la distancia de la travesía) o incluso Saint Raphaël.

La travesía: equipamiento y organización a bordo

Al igual que en cualquier navegación, una vez en el mar, más vale estar equipado. Prepare todo el material necesario para la alta mar: balsa salvavidas, bengalas de emergencia, chalecos salvavidas, GPS, botiquín, reflector de radar, VHF.

Además, lleve siempre a bordo un bidón de gasolina adicional por si no soplase el viento. Asegúrese de que toda la tripulación esté bien cubierta para la noche.

Incluso en los trayectos cortos, la comunicación a bordo es la clave de una buena y agradable navegación. No dude en delegar asignándole a cada persona una tarea, o ayudando al skipper si lo hubiera. En una travesía de unas veinte horas sin escala, a los niños el tiempo puede hacérseles largo. Por ello se recomienda planear de qué manera mantenerlos ocupados (juegos, libros, cuadernos para colorear, lector de DVD portátil…). Sea cual sea su tripulación, no transija nunca en lo referente a las normas de seguridad.

Durante la noche, establezca un sistema de cuarto con uno o varios miembros de la tripulación, e indíqueles al resto de las personas a bordo que permanezcan en el cockpit. Cada persona situada en el puente de noche deberá ir sujeta con una línea de vida lo suficientemente corta como para no caer al agua.

Una pequeña sorpresa: durante la travesía no es raro vislumbrar delfines e incluso ballenas, ¡quizás tenga suerte!

Las mejores épocas

En verano, el viento no suele soplar demasiado y realizar la travesía a vela podría resultar tedioso y mucho más largo de lo previsto. Para evitar cualquier contrariedad en caso de avería o de que no sople el viento para los veleros, planifique una ventana meteorológica para la salida de al menos tres días. Sin embargo, el verano tiene una ventaja: la noche es más corta y, por tanto, la navegación se realiza durante la mayor parte del día.

En lo que respecta a las condiciones, zarpar al final del mistral no sería una buena idea para una primera travesía, ya que la marejada es muy fuerte. Además, resulta preferible no salir con viento del Este. Si no le queda elección y hay marejada, será más prudente alargar su ruta para tener las olas y el viento del buen lado.

Además, durante la temporada alta, la mayoría de los puertos corsos están saturados y tendrá que echar el ancla más lejos.

Consulte la meteorología en cuanto llegue para preparar su próxima salida: la travesía no es posible en caso de mistral y éste puede soplar durante días. Así que tendrá que planificar una salida 48 horas antes de su llegada o alargar su estancia in situ y esperar en el puerto.

Reserve unos quince días si desea disfrutar de un crucero por la costa. Si no dispone de su propia embarcación, puede alquilar una, realizar la travesía y eventualmente confiar la embarcación a una tripulación in situ para regresar en ferry. ¡Todas las opciones son posibles!

Al recorrer las costas corsas, descubrirá numerosas calas y atípicos lugares de amarre, en particular cerca de Cargèse, Campomoro o incluso la Reserva Natural de Scandola. La costa oeste del Golfo de Saint-Florent es un lugar apacible en el que poder cobijarse en caso de que sople el Mistral.

Articles liés