Inicio Guia Compra / Venta Barco Pruebas de barcos : Lagoon 440

Pruebas de barcos : Lagoon 440

por Aurélie Renier

CNB, una subsidiaria de Beneteau, fabricó más de 400 copias entre 2004 y 2009 del Lagoon 440, un catamarán espacioso y bien equipado. Sus características lo han convertido en un habitual en las flotas de alquiler, que pusieron de moda su versión de 4 camarotes.

Es bien grande

Con sus dimensiones de 13,70 m de largo y 7,70 m de ancho, una cosa es segura: en los pontones del Port des Palmiers, en Hyères, el Lagoon 440 necesita dos plazas para amarrarse. Con sus 4 camarotes dobles, 4 cuartos de baño, 2 puntas de proa, 2 salones, un flybridge y un semisalón de proa, el Lagoon 440 está entre los catamaranes más espaciosos de su época.

En la popa, se puede acceder a bordo a través de los dos pontones, que también facilitan el uso de pescantes para levantar un anexo que puede resultar imponente (aquí 3,20 m con un HB de 15 HP). También cuenta con espacio para un bote que puede transportar entre 8 y 12 personas, algo absolutamente imprescindible. En el lado del puerto de popa se pueden encontrar conexiones eléctricas.

Una vez a bordo, accedemos al salón de popa, que se encuentra a estribor, con capacidad para 12 personas. Un fregadero y un carro a babor facilitan el servicio de mesa. Vemos que la cabina no está “desordenada” a causa de los accesorios de navegación. La cabina de pilotaje está en el flybridge.

Las pasarelas son extremadamente cómodas, y hay mucho espacio en el exterior: casi 90 m2. Si avanzamos, alcanzamos el pie del mástil (colocado en el techo). Más allá nos encontraremos frente a un salón muy acogedor en la terraza de proa, perfecto para tomar un aperitivo al sol. Unos grandes compartimentos albergan los tanques de agua, así como el control del molinete cercano. El armario de ancla contiene 45 m de cadena de 12 mm. ¡Poca broma!

Justo en la proa, los balcones ofrecen dos asientos a ambos lados de los trampolines.

¡Vaya tela!

El mástil tiene dos filas de crucetas de presión para prescindir del patarráez. El estay se ubica sobre un herraje firmemente asegurado a la viga transversal que conecta los flotadores.

La botavara, bastante alta, recibe una vela mayor reforzada con 3 bandas de rizo (eso no es un lujo, es imperativo para que un multicasco como este no zozobre). En la parte delantera, nuestro ejemplar cuenta con una génova con un fuerte revestimiento. En conjunto suma no menos de 116 m2 de superficie de vela a favor del viento. A modo de comparación, un monocasco “performance” de 44 pies no alcanza los 100 m2.

Un flybridge muy bien diseñado

Todas las maniobras de la jarcia se envían de vuelta al techo, a la cabina del flybridge. Una vez arriba, tenemos una buena vista de los alrededores del barco. Sentarse al timón resulta cómodo y espacioso. Lo tenemos todo al alcance de la mano. Los controles del motor, los medidores de combustible, el repetidor… todo está ahí. Para maniobrar disponemos de 4 cabrestantes, con uno grande de 60 destinado principalmente a la vela mayor, el puerto de popa y, en la parte delantera del flybridge, uno a babor y dos a estribor. La vela mayor se maneja desde el cabrestante de popa, las drizas desde un piano de estribor y los rizos desde un segundo piano, también instalado a estribor. Se pueden realizar todas las maniobras fácilmente con el timonel.

Volviendo abajo, visitamos de nuevo el gran salón interior, a la izquierda del cual hay una mesa de navegación bien equipada. El modelo probado dispone incluso de un control de gas que permite, con la ayuda del mando de pilotaje instalado aquí, el control de la embarcación desde el interior. Un gran plotter Raymarine, una radio ASN, un AIS, un repartidor y el equipo de música completan la mesa.

Una cocina enorme

Detrás, mirando hacia la popa, tenemos una gran cocina de 3 fuegos, una nevera enorme, un congelador de verdad y una amplia superficie de trabajo. Muy bien pensado. En cada casco hay dos camarotes con sus correspondientes cuartos de baño. Los camarotes de popa son más espaciosos que los de proa Todos ellos ofrecen un generoso espacio de almacenamiento y vistas al mar a través de los ojos de buey del casco.

Nos ponemos en marcha

Aunque tenemos un fin de semana de mistral por delante, decidimos no irnos demasiado lejos. De modo que nos dirigimos hacia Bormes-les-Mimosas. Los dos molinetes se ponen en marcha ipso facto a la primera y, una vez amarrados, hacemos girar fácilmente el bote poniendo los motores en oposición.

Un primer viento largo en dirección a Porquerolles nos da una oportunidad perfecta de probar este barco por sí mismo. Nadie me acompaña en el flybridge. A pesar de circular a 20 nudos, todo el mundo está abajo, charlando, preparando un aperitivo… He salido con un rizo, y como vengo del mundo de los monocascos, siempre presto atención a la vela mayor, y me pregunto si debería, o no, tomar un segundo rizo… Venga, vale, amarro los molinetes y luego oriento el motor según el viento, filo un poco la escota y luego la driza mientras aprieto el cable de rizo a fondo y, luego, termino estirando la driza. Es genial. Todo se hace fácilmente, en tres minutos y sin levantarme del sitio, o casi…

Al día siguiente, el regreso es francamente más deportivo desde la cala de Port-Man. A una velocidad de 25 nudos, con picos de 30, salimos con dos rizos y la génova enrollada por un largo tramo de ceñida cerca de Hyères.

El Lagoon 440 rompe las olas mientras el agua salpica hasta el flybridge, y no puedo quitarme ese nudo en el estómago por el peligro de volcar con uno de estos grandes catamaranes… Las ráfagas son frecuentes, tomamos un tercer rizo, automáticamente; aún desde la cabina, como casi todo en este barco. Al menos, eso es tranquilizador y sin correr ningún riesgo.

Inmediatamente noto la nave menos nerviosa, incluso aunque los obenques silben con cada ráfaga de viento. Me alegro de que el trayecto en estas condiciones sea corto…

Epílogo

En el puerto, echando un último vistazo al barco para asegurarnos de no habernos olvidado de nada en este Lagoon 440, hay un detalle que me pone la piel de gallina: la mampara de la cabina de babor delantera presenta una importante brecha escondida tras la junta flexible, así como un hundimiento en una esquina hacia la cubierta, y rastros de reparaciones. Una mampara defectuosa en esta zona puede implicar un vuelco. Sin duda, este barco sufrió mucho. La mampara se rompió y se reparó de forma cosmética… Al ver la cara de su dueño cuando se lo muestro, él no sabía nada al respecto. Me incomoda la sensación con la que me marcho, al igual que a él le incomodará la factura que tendrá que pagar. No es que la reparación sea especialmente difícil pero, para acceder a esta mampara, hace falta quitar todos los paneles de la cabina, techo incluido (estos elementos están pegados), reemplazar la mampara en cuestión, reponer los elementos decorativos…

Especificaciones generales

Longitud total: 13,60 m
Anchura: 7,70 m
Peso: 12,2 T
Arquitectura: VPLP
Mástil: 21,00 m
Vela principal: 74,00 m²
Génova: 42,00 m²
Gennaker: 90,00 m²
Spinnaker: 145,00 m ²
Motorización: 2x 55 hp Yanmar
Agua: 3 x 300 L
Combustible: 2 x 325 L

Descubra todos nuestros Lagoon 440 entre nuestros anuncios de catamaranes usados y hágase con uno de estos modelos de Lagoon.

La prueba ha sido realizada por François Meyer.

Articles liés